lunes, 18 de noviembre de 2013

Conversación con Muriel Villanueva

Como os comenté en uno de los últimos post, El escritor desconcertado: el nuevo papel del autor, en esta nueva temporada Lectures al Jardí inicia una etapa de entradas en el blog en las que me gustaría que entre todos reflexionáramos sobre los problemas con los se encuentra un escritor hoy en día.

En el post de hoy quisiera compartir con todos vosotros una conversación que tuve hace unos días con Muriel Villanueva, escritora y profesora de la Escola d'Escriptura de l'Ateneu de Barcelona. Seguro que muchos ya la conocéis.  

Nos encontramos una calurosa tarde de octubre. Muriel venía de una entrevista de promoción de su última novela, Motril 86 (para saber más sobre la novela clicad aquí), en Radio 4, y era la primera vez que nos veíamos. Pronto tuve la sensación que nos conocíamos desde hacía tiempo, seguramente porque enseguida nos pusimos a hablar el mismo lenguaje: el del amor no sólo por los libros, sino también por lo que implica el hecho de escribir y publicar. 

Muriel Villanueva


LaJ: Muriel, una de las cosas que más me interesa de ti es tu dualidad de escritora y profesora de escritura. ¿En qué lado te sientes más cómoda? 

MV: Veo mi papel de profesora de escritura y escritora como una unidad y no entiendo una cosa sin la otra.  En el año 2002 me inscribí en la Escola d'Escriptura de l'Ateneu porque desde siempre me había gustado escribir, pero nunca pensé que esta decisión condicionara tantas cosas de mi vida. 

Siempre tuve la inquietud de escribir y tenía escritas algunas cosas menores, pero poco a poco fui involucrándome cada más con la Escola d'Escriptura  y al final acabé dando las clases yo misma. Este contacto diario con gente que escribe y el hecho de ayudarlos a encontrar el camino para construir su propia obra ha condicionado sin duda mi manera de escribir.  

LaJ: Tienes ya otras novelas publicadas y justo ahora estás promocionando tu última obra, Motril 86. ¿Crees que has tenido más facilidades que otras personas o simplemente más suerte?

MV: Ni mucho menos. Es un tema de perseverancia, de llamara a muchas puertas; nada de terminar una novel·la y en un abrir y cerrar de ojos encontrar un editor y publicar. Empecé de cero, con todas las dificultades que implica encontrar un editor que te publique. Afortunadamente, con Motril 86 las cosas han resultado mucho más fáciles. 

Laj: ¿Y crees que cuando la autoedición se extienda aún más hará este camino más fácil para los autores? 

MV: La autoedición es  un recurso útil pero se tiene que ir con cuidado. Los autores cuando finalizan una novela están ansiosos por publicar, pero a veces vale la pena tener un poco de paciencia. Es importante no quemar la novela; el hecho de que deje de ser un texto inédito le resta posibilidades por ejemplo, de cara a presentarse a muchos concursos literarios que pueden ser un trampolín de cara a publicar en una editorial. 

Además, en el caso de elegir autoeditarse no se puede olvidar que es necesario acompañar el libro con acciones de promoción.  



LaJ Y dinos, ¿qué implicación, según tu propia experiencia, crees que debería tener un autor con su obra más allá de lo que es propiamente la escritura?

M.V.: El compromiso del autor con su obra tiene que ser total, no sólo por la dedicación sino también por la constancia. Yo dedico tres horas al día a mi propia obra, más allá de las clases y tareas derivada de mi trabajo en la Escola d'Escriptura. A menudo este tiempo no lo dedico sólo a la escritura, sino también a las redes sociales, a entrevistas, a presentarme a concursos, enviar propuestas a editoriales... 

Laj ¿Qué aconsejarías a un escritor que quiera publicar? 

MV Un buen recurso es presentarse a concursos. El hecho de ganar en el 2011 el premio J. Manuel Casero por La Gatera me permitió publicar en Amsterdam (Ara Llibres). Y la repercusión de este libro me ha facilitado la publicación de Motril 86.

Es necesario tomar consciencia que escribir, más allá de la técnica y la creatividad, requiere una lucha por la publicación que implica mucho picar piedra. 

Mchas gracias Muriel por tu participación en blog de Lectures al Jardí y esperamos que el nos has comentado sea de utilidad para los autores que nos siguen. ¡Y mucha suerte con Motril 86 !